Descargar Brochure

logo CIS

“Propósito, Estrategia y Rentabilidad”

¿Qué es el propósito para una empresa? Es su razón de ser, su ADN, incluso su ALMA. Es decir, para qué existimos y para qué nos levantamos cada día. ¿Solo para lograr utilidades? Las utilidades son el resultado de hacer algo muy bien, y la única manera de hacerlo es convocando y motivando a muchos; […]

Fecha Publicación

Marzo 17, 2022

¿Qué es el propósito para una empresa? Es su razón de ser, su ADN, incluso su ALMA. Es decir, para qué existimos y para qué nos levantamos cada día. ¿Solo para lograr utilidades?

Las utilidades son el resultado de hacer algo muy bien, y la única manera de hacerlo es convocando y motivando a muchos; lo que exige tocar sus fibras más íntimas. Aquí surge el propósito, ya que se trata de combinar fines económicos con fines altruistas, porque, en la medida que nos entregamos a otros, la retribución se hace infinita. Nada que ver con filantropía, sino con el sentido profundo de las cosas que hacemos.

Conceptualmente, el propósito puede ser entendido en cuatro categorías (Gulati, 2022): (i) dirección; (ii) relación; (iii) reputación y (iv) motivación. La primera fija el norte, hacia dónde vamos. La segunda establece las condiciones para ser creíble; mientras que la tercera sienta las bases para construir afinidad, lealtad y confianza. Finalmente, la cuarta eleva el trabajo a una condición que permite motivar e inspirar a los colaboradores. Hay mucho en juego. Las empresas están sujetas a escrutinio como nunca antes, gracias a las redes sociales y a consumidores cada vez más informados, empoderados y exigentes. Si no validan su quehacer en el espacio público, no habrá forma de perseguir intereses privados.

¿El propósito es solo una moda, un discurso o hay algo más profundo detrás? Existe evidencia que indica que los mejores resultados están detrás de empresas con un sentido de propósito, las que superan en ocho veces a las que no lo tienen (Sisodia et al., 2014). Al mismo tiempo, algunos líderes globales lo refrendan. Es el caso del CEO de Blackrock, quién en 2019 indicó: “Utilidades no son inconsistentes con el propósito, de hecho, utilidades y propósito están íntimamente ligados”. Así, el trabajo consiste en cómo darle sentido a las organizaciones.

Sugiero revisar el caso de Boeing (documental Downfall en Netflix) y las fallas y catástrofes del modelo 737 Max; y el de Facebook y los cuestionamientos por privacidad de datos, libre competencia y difusión de contenido falso y polarizado, comprometiendo incluso la democracia.

El propósito actúa primero como una guía para tomar decisiones y luego como un contrapeso para cuidar la vida en común de las empresas. Por lo tanto, no es posible hablar de estrategia si primero no hemos resuelto el propósito. En consecuencia, el desafío estratégico exige compatibilizar “Propósito con Rentabilidad”.

El Mercurio, 3 de marzo de 2022

Columna prensa

El Mercurio

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Otras Noticias

Los desafíos del canal horeca para 2023

Los desafíos del canal horeca para 2023

En artículo de “El Mercurio”, nuestro Managing Partner, Claudio Pizarro, se refiere a las oportunidades post pandemia que se presentan para el sector, pese al escenario económico complejo. 

Share This