Las barreras que frenan el emprendimiento y la innovación en minería

El 28 de junio, en una columna de la Clase Ejecutiva El Mercurio – UC, nuestro Socio Fundador, Marcos Lima, en coautoría con Mauro Valdés, Presidente del Programa Nacional de Minería Alta Ley, analizan las barreras que limitan el emprendimiento y la innovación en minería.

“Desde el ombliguismo hasta ‘el jefe siempre tiene la razón’”, introducen desde el título de la columna y parte, dicen, de tres grandes barreras: organizacionales, culturales y propias del ecosistema de innovación.

Entre las barreras organizacionales destacan el foco casi exclusivo en maximizar la producción y minimizar los costos, “sin correr los riesgos que significa innovar en procesos, sistemas, tecnologías y formas organizacionales”, señalan, obstáculo al que agregan la cantidad de proveedores sin suficiente tamaño para abordar los desafíos de la industria minera, su falta de consolidación y asociatividad, y las estructuras organizacionales locales donde se explota y procesa mineral.

Entre las barreras culturales, en tanto, Lima y Valdés identifican el verticalismo extremo de la organización minera (la limitación más importante en este ámbito), la defensa de un trabajo de mayor calidad y bien remunerado -como el que se ofrece en este sector- que impide arriesgarse con propuestas innovadoras y el “ombliguismo” que suele reinar en las faenas mineras.

Por último, entre las barreras propias del ecosistema de innovación, los autores se refieren a la distancia que sigue existiendo entre la industria, la academia y los centros de investigación; sumado a un escaso y relativamente poco especializado financiamiento para actividades innovadoras en este frente.

Una enumeración, dicen, que completa la falta de coordinación y confianza entre los actores (de carácter endémico).

“La innovación requiere del aporte de muchos, y su convergencia necesita ciertas reglas y sistemas que permitan mayores grados de transparencia y cooperación”, concluyen Lima y Valdés.

LEER COLUMNA AQUÍ


Crédito foto portada: El
Mercurio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *