Enrique Bone y sus 30 años de trayectoria como director de empresas: “Un director necesita anchura de experiencias y de conocimientos”

Activo partícipe de cinco directorios, Empresas Hites, Paz Corp, Sonda, Nialem Renta Inmobiliaria y Express -empresas que, en conjunto, venden más de 2 billones de dólares anuales y suman cerca de 40 mil trabajadores-, Enrique Bone, Socio Fundador de CIS Consultores, comparte la fórmula que distingue a un buen director.

Experiencia tiene de sobra, ya que, además, es Presidente de los directorios de tres de estas empresas (dos de ellas sociedades anónimas abiertas).

-¿Hace cuantos años participa en directorios?
-Esto se remonta a fines de los años 80´, inicios de los 90’. Mis primeros directorios fueron en el rubro inmobiliario y también tuve una experiencia en el ámbito de la salud. La llave de entrada a este mundo fue la consultoría. No hubiera podido llegar a ser director de empresas si no hubiera sido consultor porque precisamente lo que un director necesita es anchura de experiencias y de conocimientos. Y esto se logra muy bien a través de la consultoría.

Agrega:
-Porque al final, ¿qué hace un consultor? Transmite, bajo la forma de métodos y de experiencias empaquetadas, buenas prácticas. Modela con ellas y las aplica a los problemas de las empresas. En un directorio uno hace un poco lo mismo.

-¿Cual, a su juicio, es el principal deber de un director?
-Hay dos miradas esenciales: la legal y la empresarial. De la mirada legal se desprenden el deber de cuidado, de informarse, de lealtad y de reserva. Pero es de la mirada empresarial de la que emana el deber de que la empresa sea la mejor que pueda ser con los recursos que tiene. Los directores son los responsables últimos del valor de las empresas; ello implica involucrarse con los negocios y con la cultura de la empresa, para que, en el  largo plazo, sea sustentable en el tiempo. Así y todo, el principal deber de un directorio es elegir bien al gerente general y a los principales ejecutivos y, desde luego, la sucesión del “management”.

Trayectoria reconocida
En sus 30 años de participación en diferentes directorios, a Enrique Bone también le ha tocado presidirlos -como hoy que encabeza tres de estas instancias- y experiencia que, destaca, es distinta en el ámbito de los deberes.

“Los directores actúan en directorios, no son personas individuales, ya que no representan nada fuera de esta instancia. Esto es bien importante y la gente no lo sabe. El presidente de un directorio, por su parte, además de ordenar al equipo de directores, desde “fuera de la cancha”, gestiona la administración;  por lo tanto, es responsable que la administración -compuesta por los gerentes y los altos ejecutivos, y sobre todo el gerente general- entienda bien las orientaciones del directorio y que, a su vez, el directorio comprenda bien las posiciones de la administración. Así un presidente es, de alguna manera, una bisagra, una cadena de transmisión entre el gerente general y el directorio. En algunas oportunidades, el presidente tiene que plantear al directorio inquietudes de la gerencia general, en otras lo hará a la inversa. Por eso es que, a su vez, estos dos estamentos también forman un equipo”.

-¿Qué cualidades debe tener un profesional para integrar un directorio?
-Cualidades profesionales y cualidades humanas que, aunque están relacionadas, son distintas. Tiene que ser un profesional con una trayectoria reconocida, que facilite su liderazgo y su credibilidad. Con una experiencia lo más ancha posible, en distintas industrias y procesos. Pero además de la experiencia, relevancia y aporte personal, todavía más importantes que las cualidades profesionales, son las cualidades humanas: buenas relaciones con los demás, sin importar su nivel organizacional, que incluye humildad para reconocer errores y así avanzar en los temas. Debe entender que, a veces, la velocidad también es más relevante que los detalles; que la nota 6 puede ser tan buena como una nota 7 y que el último 5% de algo es carísimo. Esto se llama sabiduría y da una cierta idea de por qué el tema etario está relacionado con los directorios. Pero no basta con buscar a una persona de la tercera edad para que sea buen director: la experiencia empresarial también es de vital importancia.

-La participación de las mujeres es aún escasa en los directorios. ¿Por qué?
-Creo que aquí hay dos elementos: uno de carácter cultural que es evidente y uno que pasa por la escasez de mujeres con experiencia en los distintos campos laborales. Para mí, el primer elemento no tiene sentido. Como padre de cinco mujeres (y dos hombres) no existe diferencia profesional y de eficacia entre un hombre y una mujer. En relación al segundo elemento, aún hay pocas mujeres en altos cargos. Lo vivimos como un retraso, un “delay” del proceso, pero es algo que vamos a superar. Ya veremos directorios igualitarios en género, porque hombres y mujeres no sólo somos iguales en dignidad, sino también como trabajadores, empresarios y profesionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *